domingo, 31 de octubre de 2010

APRENDI

Que no puedo exigir el amor de nadie, que apenas puedo dar buenas razones para que gusten de mí, y tener paciencia para que la vida haga el resto;
Que a pesar de que ciertas cosas puedan ser importantes para mí, hay personas a quienes no les interesan, y jamás conseguiré convencerlas;
Que puedo pasar años construyendo una verdad, y que puedo destruirla en unos segundos.
Que puedo usar mi seducción durante unos quince minutos, pasados los cuales tengo que saber de qué estoy hablando;
Que puedo hacer algo en un minuto y tener que responder por ello el resto de mi vida;
Que así como por más que un pan se corte en rebanadas, este pan continúa teniendo dos caras, lo mismo se aplica para todo lo que cortamos de nuestro camino;
Aprendí que tardaré mucho en transformarme en la persona que quiero ser, y debo tener paciencia;
Que puedo sobrepasar los límites que yo mismo me coloqué;
Que tengo que escoger entre controlar mi pensamiento o ser controlado por él.
Que los héroes son personas que hacen lo que creen que deben hacer en un determinado momento, independientemente del miedo que sientan;
Aprendí que perdonar exige mucha práctica, que hay mucha gente que me aprecia pero que no consigue expresarlo.
Que en los momentos más difíciles, la ayuda vino justamente de aquella persona que yo pensaba que iba a intentar perjudicarme;
Que puedo estar furioso por tener el derecho a irritarme, pero nunca el derecho a ser cruel;
Aprendí que jamás debo decir a un niño que sus sueños son imposibles, sería una tragedia si consiguiera convencerlo de eso;
Que mi mejor amigo me hará daño de vez en cuando, y tengo que acostumbrarme a ello;
Que no es suficiente ser perdonado por los otros: antes, tengo que perdonarme a mí mismo;
Que no importa cuánto esté sufriendo mi corazón, el mundo no se detendrá sólo por eso.
Que las circunstancias de mi infancia son responsables por lo que soy, pero no por los caminos que elegí siendo adulto;
Aprendí que en una pelea, debo decidir de qué lado estoy, aún cuando no quiera verme envuelto en ella;
Aprendí que cuando dos personas discuten, no quiere decir que se odien, y cuando dos personas no discuten, no significa que se amen;
Aprendí que por más que quiera proteger a mi hija, ella sufrirá, y yo también sufriré, pues eso forma parte de la vida;
Aprendí que mi existencia puede cambiar para siempre en pocas horas por causa de personas desconocidas;
Aprendí que los diplomas en la pared no me hacen ni más respetable ni más sabio que los demás.
Aprendí que la palabra "amor" pierde su sentido cuando es usada sin criterio;
Aprendí que las personas se irán para siempre pase lo que pase;
Aprendí que es difícil trazar una línea entre ser amable, no herir a las personas, y saber luchar por las cosas en las que creo. ¿Y vos, me contarías qué aprendiste?

Fuente Boletin Informativo Bioarmonia Nro 23

1 comentario:

  1. BUENISIMO,CUANTA SABIDURIA.Y QUE BUENA LA PREGUNTA FINAL Y HACER UN EXAMEN INTERIOR Y PODER RESPONDERNOS,QUE APRENDIMOS DE LA VIDA.BETTY MOLINA

    ResponderEliminar

Agradecerè tus comentarios